El Parque Nacional Cajas está ubicado en la provincia de Azuay, en el sur del Ecuador, donde la cordillera de los Andes es más antigua, con menor actividad volcánica y sin los picos elevados que son tan comunes más al norte. En esta zona, la cordillera forma extensas altiplanicies de gran belleza donde se acumula agua en grandes cantidades.

El Cajas está lleno de cuerpos de agua: se han contado cerca de 165 lagunas con más de 1 hectárea de superficie y 621 con menos de 1 hectárea; son en total 786 cuerpos de agua. Seguramente los cóndores que lo visitan pueden apreciar su verdadera forma desde el aire: un tapete verde y dorado, muy arrugado y donde cada valle guarda lagunitas conectadas por pequeños arroyos.

Debido a la gran cantidad de lagunas, la presencia de aves migratorias y la importancia que tiene para la captación, almacenamiento y provisión de agua para las poblaciones cercanas, fue reconocido como sitio Ramsar o Humedal de Importancia Internacional.

Cómo llegar al Parque Nacional Cajas?

Desde Cuenca
Laguna la Toreadora. Se llega por la vía Cuenca – Molleturo – Puerto Inca, aproximadamente a 40 kilómetros desde Cuenca. En este sitio se encuentran la Oficina Técnica del Parque, un centro de interpretación y el acceso a los diferentes senderos.

Llaviucu. Se llega por la carretera Cuenca – Molleturo – Puerto Inca. A 7,5 kilómetros desde la “Y” de Sayausí en la margen izquierda, se encuentra la vía de ingreso. Desde este punto se atraviesan 2,9 kilómetros por empedrado hasta llegar a la entrada al parque.

 Foto Parque Nacional Cajas en Azuay Ecuador

Flora y Fauna del Parque Nacional Cajas

La mayor parte de El Cajas es páramo mezclado con bosquetes de árboles de papel (llamados localmente quínoas) y lagunas. En las partes bajas, bordeando los 3.200 metros de altitud, hay también bosque andino. Se han registrado 600 especies de plantas vasculares, 43 de mamíferos, 157 de aves (24 de ellas colibríes), 17 de anfibios y 4 de reptiles.
En el páramo hay extensos pajonales, con almohadillas en las zonas más anegadas.
También hay arbustos como senecios, chuquiraguas y borracheras. En algunas lagunas hay totoras, unos juncos que pueden medir hasta un metro y medio, y equisetos o colas de caballo. Hay varias especies endémicas como la sarashima, el papiro de la laguna Toreadora, que es un tipo de junco, y dos especies de valeriana.

Los bosques de árboles de papel son ambientes mágicos donde los troncos rojizos se van descascarando y se mezclan con el verdor de la vegetación. En las zonas de Jerez y Yacutuviana, al oriente del parque, y en Mazán y Llaviucu, al occidente, hay buen bosque andino.
El bosque de Mazán está muy bien conservado y se extiende hasta el borde del parque. Allí hay arbustos de pacarcar, shuspilla, bermera o tulapa, mortiño y árboles de canelo. Cerca de las lagunas Toreadora y Llaviucu se pueden encontrar varias especies endémicas del Ecuador, como ratones de páramo, la rata algodonera ecuatoriana y el puerco espín quichua. Uno de los ratones es endémico del Cajas, es decir, no se lo ha encontrado en ningún lugar fuera del parque: el ratón pescador de El Cajas.
Otros mamíferos en el parque son conejos, lobos de páramo, venados, chucurillos y pumas.

Entre las aves se pueden observar cóndores, loros, tucanes andinos, pavas andinas, tangaras y colibríes. En las lagunas existen aves acuáticas como el pato andino, el zambullidor y la gaviota de páramo. El azulito altoandino y el pájaro de los quinuales viven únicamente en los bosques de árboles de papel de El Cajas y sus alrededores. La mayoría de anfibios están en el páramo.
Hay ranas cutines, ranas marsupiales, ranas cohete, la rana arlequín verde de Mazán, y la rana arlequín de tres cruces, entre otras. Entre los reptiles tenemos lagartijas y guagsas y una especie de serpiente conocida como serpiente corredora del Yanuncay.

El Parque Nacional Cajas está ubicado en la provincia de Azuay, en el sur del Ecuador, donde la cordillera de los Andes es más antigua, con menor actividad volcánica y sin los picos elevados que son tan comunes más al norte. En esta zona, la cordillera forma extensas altiplanicies de gran belleza donde se acumula agua en grandes cantidades.

El Cajas está lleno de cuerpos de agua: se han contado cerca de 165 lagunas con más de 1 hectárea de superficie y 621 con menos de 1 hectárea; son en total 786 cuerpos de agua. Seguramente los cóndores que lo visitan pueden apreciar su verdadera forma desde el aire: un tapete verde y dorado, muy arrugado y donde cada valle guarda lagunitas conectadas por pequeños arroyos.

Debido a la gran cantidad de lagunas, la presencia de aves migratorias y la importancia que tiene para la captación, almacenamiento y provisión de agua para las poblaciones cercanas, fue reconocido como sitio Ramsar o Humedal de Importancia Internacional.

 Foto de Parque Nacional Cajas en Azuay Ecuador

Principales atractivos Parque Nacional Cajas

Toreadora y Llaviucu en el Parque Nacional Cajas

Por la vía Cuenca – Molleturo, las primeras lagunas en aparecer son Llaviucu y la Toreadora. Allí se puede disfrutar del páramo y de bosques de quínoas, que forman paisajes de ensueño. Desde la Toreadora se puede caminar hasta la laguna de Illincocha.

Otras lagunas en el Parque Nacional Cajas

Desde La Toreadora parte un sendero al interior del parque hacia otras lagunas. Las primeras que aparecen son las lagunas del valle de Burines, sobre una gran planicie ideal para acampar. Al seguir hacia el sur se llega a Lagartococha y a la Cueva de los Muertos, donde se cree que viajeros y contrabandistas de aguardiente morían de frío. Al sureste de Burines está Taitachungo o Mamamag.

Qhapaq Ñan en el Parque Nacional Cajas

Esta ruta que atraviesa el Parque Nacional Cajas antes servía de conexión entre la Sierra y la Costa. El tramo remanente iniciaba en Tomebamba (la actual Cuenca) y culminaba en los paredones de Molleturo, ya fuera del área protegida. Los Paredones son un conjunto de edificaciones prehispánicas que indican que ahí existió un pueblo o sitio de descanso importante Cañari y luego Inca.

Aspectos culturales Parque Nacional Cajas

El Cajas, un paso natural entre la Sierra y la Costa, ya era utilizado por los cañaris, que habitaron la zona antes de las invasiones incaica y española. Los Incas construyeron un camino, del que hoy se puede recorrer un pequeño tramo, que conectaba Cuenca con la Costa. En la era republicana este camino se reactivó y seconoció como “Camino de García Moreno”. Alrededor del parque se asientan actualmente varios pueblos de ascendencia cañari y mestiza. Una carretera moderna cruza ahora el parque y permite llegar rápidamente desde Cuenca a Guayaquil. Existen varias versiones sobre su nombre. Una dice que viene del kichwa kahas, que significa cerro o cordillera. Otras lo relacionan con valles llenos de pequeñas lagunas y estanques “encajonados” en la montaña.
En cualquier caso, el macizo y el Parque Nacional son parte de la tradición y la cultura, que se manifiesta, por ejemplo, a través de numerosas leyendas inspiradas en el paisaje misterioso del área.
Originalmente el área fue declarada en 1977 como Área Nacional de Recreación, pero en 1996 fue cambiada su Categoría de Manejo a Parque Nacional. En 2013 la UNESCO estableció la Reserva de la Biosfera Macizo de El Cajas, que incluye al Cajas como una de sus áreas núcleo.

 Foto del Parque Nacional Cajas en Azuay Ecuador

Fuente:

  • http://areasprotegidas.ambiente.gob.ec/es/areas-protegidas/parque-nacional-cajas

Imágenes:

  • https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Ecuador_cajas_national_park.jpg
  • https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Paisaje_Parque_Nacional_El_Cajas.jpg
  • https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Ama_la_Vida_-_Flickr_-_AR_PN_ANDES_CUENCA_RESERVAS_CAJAS_LAGUNA_TOREADORA_166_(14584742770)_(2).jpg